Catboat, refugio de gatos en Amsterdam

Hoy, en el día internacional del gato quiero compartir está linda experiencia que vivi hace una semana en Amsterdam, ya que al visitar está interesante ciudad, no podía dejar pasar la oportunidad de conocer El Catboat, un curioso refugio en el que te encuentras unos gatos enormes, si, si, sabemos que los neerlandeses son altos,  pues, sus gatos también lo son.  Lo más alucinante es que, dicho refugio es un barco 🙂

Les cuento un poco de su historia… En 1966 Henriette van Weelde se encontró una gata con gatitos cerca de su casa y les proporcionó cobijo, pasaba el tiempo y seguía recolectando gatos abandonados; tanto así que era conocida como “Cat-Lady”. Henriette llegó a recoger tantos gatos que tuvo que buscar un lugar más grande que su casa fue entonces cuando le surgió la idea de comprar un barco en 1968 y es ahí cuando nace “De Poezenboot” Catboat.

El refugio es increíble, se puede visitar todos los días de 13:00 a 15:00 excepto miércoles y domingo que es cuando cierra, no tiene ningún coste, pero es conveniente comprar algo para colaborar o realizar alguna donación.  En cuanto a la ubicación, es muy fácil de llegar ya que se encuentra cerca de la estación central, en la calle single 38.

Las personas que están a cargo del refugio son muy amables y responden a cualquier pregunta que les hagas a cerca del refugio, incluso te echan una mano para que hagas una buena foto. 🙂

Me llamo mucho la atención lo bien organizado que está todo, tiene una buena higiene y no hay un exceso de gatos. Cada gato tiene su cama y su caja de deposiciones, que por cierto, no utilizan arena sino papel periódico. Yo solo imaginaba colocándole papel a Maggie y ésta llorándome que le devolviera su arena jejejeje

Una vez dentro, puedes hacer tantas fotos como quieras, pero no puedes tocar los gatos. Yo estuve encantada apreciando cada rincón de aquel lugar, hay unos gatos que están en jaulas porque son agresivos pero cuando termina la hora de la visita, les abren las puertas.

Les dejó todas las fotos que pude hacer durante la visita y un pequeño vídeo para que lo vivan. Recuerden, si tienen la oportunidad de viajar a está fabulosa ciudad no olviden visitarlo. Para los amantes de los gatos, es visita obligada. 🙂

Si conocen sitios interesantes por el mundo que tengan que ver con gatos, por favor, utilizar este hashtag para que lo sepamos todos. #Sitiosdegatos.

Mi preciosa gata Vicky falleció

Gata Vicky

Quiero compartir con ustedes mis queridos lectores que mi gata Vicky falleció el domingo 17 de enero a causa de una lipidosis hepática. El nuevo año trajo consigo este trago amargo, que llevamos dentro con dolor e impotencia por no haber podido hacer más.

Seguramente, muchos de ustedes han pasado por una situación similar y sabrán entenderme. Para mi ha sido muy difícil, y más por el hecho de que con pocas personas puedo compartir lo que realmente estoy pasando. Las palabras más comunes que he tenido que escuchar son: “Hay muchos gatitos que puedes adoptar”. Por lo tanto, he tenido que adoptar una actitud de “No pasa nada” y llevar mi dolor dentro en el más estricto silencio.

¿Por qué siento impotencia?

Vicky era una gata muy joven, 4 años y la vida nos jugo una mala pasada. El 70% de los gatos que les diagnostican está enfermedad sobreviven. Contábamos con una buena veterinaria, que también es importante. Pero lastimosamente nuestra peque no lo superó.
Desde el diagnostico fui muy positiva y creí que saldría adelante pero de repente el sol se nos oculto.

Más adelante compartiré con ustedes como pueden cuidar a sus mininos de está fatal enfermedad, ya que es una cuestión de prevención.

Para terminar quiero compartir con ustedes un poco sobre como era Vicky…

Vicky era una gata muy tranquila, adaptada totalmente a los humanos, siempre dormía a mi lado o encima de mi pecho, le encantaba que le sobaran su pancita y la barbilla, no era amante de la comida húmeda. Sabía perfectamente su nombre y acudía a mi llamado siempre.

Es difícil asimilar que ya no escucharé más su dulce ronroneo y su manera especial de invitarte a que le acariciases, siempre está presente en mi mente y espero que siga siendo así.

Como siempre, gracias por leerme.

¿Qué hacer con los bigotes que muda mi gato?

Gata Maggie de Guau y miau

De vez en cuando nuestros gatos pierden sus preciados y hermosos bigotes. Esto es muy normal ya que se mudan al igual que el pelo, cuando comienza el buen tiempo, no es raro encontrar por casa unos cuantos.

Es la primera vez que encuentro un bigote de la pequeña de la casa, Vicky,  los reconozco muy bien porque los de ella son más pequeños que los de Maggie.
No se ustedes que hacen con éstos bigotes y desde aquí les invito a que compartan con nosotros lo que hacen con ellos. En mi caso, suelo guardarlos en libros. Continúa leyendo ¿Qué hacer con los bigotes que muda mi gato?

El gato que multiplicaba los billetes

Acuerdo gato y humano

Hoy es un día muy especial, es el día que se reconoció como: “Día del gato”. Un día dedicado a este hermoso animal que alegra nuestros días. Que puedo decir de los gatos que ustedes lectores no sepan…Pero lo que si voy hacer es contarles una historia que me marco para toda mi vida.

Por si no lo sabían soy fiel admiradora del gato 🙂 y esta admiración me viene de familia, por que aún recuerdo como mi padre amo a su gato “El multiplicador de billetes”. Continúa leyendo El gato que multiplicaba los billetes

¡Nos mudamos al campo!

Gatas siamesas en la terraza

Queridos amigos lectores de mi blog quiero contarles que mis amigos de cuatro patas y yo nos hemos cambiado de casa. La buena noticia es que  la nueva vivienda esta ubicada en el campo. Como muchos recordarán vivimos en Lanzarote, Islas Canarias y aquí vivir en el campo no significa rodearse de árboles, numerosos cultivos, mosquitos etc.

Por supuesto era lo que andaba buscando tanto para mi como para mis amigos, una casita alejada del ruido, que tuviera una gran terraza y que en ella cayera todo el sol que quisiese (Por supuesto en Lanzarote no es nada complicado), debo decirles amigos que el sol da todo el día en la dichosa terraza y que Ozzy es el que más se beneficia de ello.
Las gatas están encantadas con las vistas, en el exterior hay un naranjo y algunos cultivos de berenjena y lechuga muy apetecibles por éstas.

Contarles que en cuanto a desventajas, tenemos cerca una carretera muy concurrida que no me permite dejar salir a la gata mayor Maggie por miedo de que corra hacia allí.

Los cambios solo trajeron una consecuencia que es cambiar el sistema de protección de pulgas de Ozzy y por primera vez proteger a las gatas, cosa que no había hecho nunca.
Pronto iré colocando fotos de mis amigos en su nuevo hogar.

¡Qué difícil es ser gato doméstico!

Gatos domésticos

Y en algún lugar muy lejano un gato dijo: “Qué duro es ser gato doméstico”.
Porque es muy difícil levantarse cada día y tener que:

“Ver como tu plato sigue vacío después de varias horas.
Intentar poner en pie a un humano que parece muerto.
Hacer de “showcat” al lado de tú plato.
Intentar dormir sin que te toquen al pasar por tu lado.
Jugar sin que te hagan una foto.
Querer entrar a un armario y que te cierren las puertas.
Soportar que te cepillen el pelo.
Hacerte el simpático de vez en cuando.
Tener que escuchar alguna vez “mi gato”.
Ronronear más de la cuenta para “hacer la pelota”.
Mear en un diminuto cajón lleno de arena artificial.
Y el más importante, encontrar barreras a tú libertad”.

Dedicado a mis compañeros felinos que tienen que soportarme cada día.

Foto

Gato que roba en su vencindario

Se trata de un gato que tiene aterrorizados a sus vecinos debido a la continua desaparición de objetos, que en alguno de los casos se trataba de objetos de alto coste. Después de numeroso robos, pudieron darse cuenta de que se trataba de este gato y todo gracias a cámaras instaladas por sospechas de los propietarios.

Robar no esta bien visto en nuestra sociedad pero sabiendo quien es el ladrón, seguramente nos parecerá gracioso. El gatito ha llegado a recaudar toallas, zapatos, camisas, collares costosos, etc.

Si tu gato es de los que sale de casa, ya sabes, ¡Mantenlo vigilado!

A mis gatos no les gusta las puertas cerradas

Gato quiere que le abran la puerta

Seguro que muchos de mis lectores tienen que vivir igual que yo. En mi casa no se puede cerrar ninguna puerta porque enseguida aparece un gato maullando. Por esta razón tan insignificante, tome la decisión de que en casa no se cierra ninguna puerta, excepto la de la calle.

En casa nadie tiene intimidad ya que ellos quieren estar ahí, ¡observándote con esos ojazos!
Cuando es de noche solemos pensar “Pobrecito, quiere dormir conmigo”, cuando hace frío “Pobre, tiene frío” y así, buscamos mil excusas para entender este comportamiento gatuno.

Hay algunos que tienen un rascado y maullido dulce por tanto se pude soportar. Luego están los menos delicados, aquellos que con un potente rascado te dicen que están ahí fuera y que necesitan que abras esa maldita puerta, como es el caso de nuestro macho Tom. Éste gato tiene una manera de llamar a la puerta que te hace saltar de la cama en un segundo ya que se pone en dos patas, rasca, rasca y rasca hasta que te paras de la cama.

¿Y por qué desean tanto entrar?

Analizando bien, llegamos a la conclusión que aparentemente, para nada. Ellos entran se acuestan, seguidamente se levantan y se van. Esto es todo lo que quieren hacer y se sienten satisfechos ya que fue duro conseguirlo. Con esta actitud dan la impresión de que son caprichosos y odiosos, pero en realidad lo que quieren es que no tengamos secretos con ellos.

Siempre quieren saber qué hay dentro, saber qué estás haciendo y en muchas ocasiones quieren nuestros mimos.

Consejos:

  • Si tienes vivienda propia puedes adaptarle puerta propia para que éste entre y salga cuando así lo desee.
  • Si estás de alquiler déjale la puerta abierta sólo con el espacio que éste necesita para entrar.
  • Paciencia en las noches.
  • Foto: Gato

Anakin, un gato que nació sin sus patas traseras

Anakin es un gato de Florida, Estados Unidos y se conoce por haber nacido sin sus dos patas traseras. Pese a dicha carencia, el gatito hace vida normal aunque posiblemente no hubiese sobrevivido de seguir en la calle, menos mal que tuvo la suerte de ser adoptado.

Podemos comprobar que sacrificar no siempre es la mejor opción, ellos se adaptan más fácil que nosotros los humanos y por tanto la falta de extremidades no supone para ellos un problema.