Transformación de adulto a perro senior

Perro de diez años

Este año mi querido Ozzy cumplió 10 años (Humanos), no niego que me da alegría que cumpla años, aunque esa alegría se desvanece cuando pienso en la resta, lo cierto es que viven tan pocos años, que quiero que pase el tiempo lentamente. Durante este año, he analizado importantes cambios que tienen que ver con su transformación de adulto a perro Senior.

El pelo: No te alarmes si ves que tu perro comienza a experimentar cambios en su hermosa melena, Ozzy al tener el pelo negro, se le notó enseguida las canas. Yo no entendía el ¿por qué?, me pregunté si le estaba dando la comida adecuada, si el agua era buena, si algo le estaba alterando, etc. Hasta que decidí visitar un veterinario. Tengo que confesarles que salí de la consulta muy aburrida, cuando me comunicaron que mi perro estaba entrando en la fase Senior. Está noticia la tome mal ya que la relacioné con “entrada a la vejez”.

Pereza: Ozzy ya no me despierta energicamente como lo hacía hace un par de años, él duerme hasta que yo me paro de la cama, en algunos casos, hasta se queda un poco más. Cuando le digo la frase mágica “Vamos a la calle” se pone en alerta y acude a la puerta, aunque lejos está de aquel perro que se ponía como loco al oir dicha frase.

La voz: Este cambio me causa mucha gracia porque visitamos exageradamente el veterinario, ya que suponíamos que se trataba de un catarro jajajaja. La voz ya no es aguda (Lo que se agradece cuando ladra), ahora es ronca 🙁 No es para tanto, lo difícil ha sido acostumbrase al cambio y saber que el de la nueva voz es el mismo 😉

Poca paciencia: Ozzy era el tipico perro que revolucionaba el parque o la playa. Yo lo interpretaba como una invitación a jugar, él invitaba a todos los perros presentes, contagiándolos de buena energía y de mucha alegría. En la actualidad corre pero no le gusta que los perros vayan tras él, les gruñe e incluso tira a morder. En casa ya no tolera que sus hermanas gatas se sienten a su lado. Está hecho un “quisquilloso”.

Celoso y posesivo: Ozzy ya no ve positivo que yo abrace otros perros, hace unos años le encantaba que hiciéramos nuevos amigos con los cuales jugar, ahora, se pone en medio y comienza a ladrar con su nueva voz a cualquier perro que se acerque. Incluso suele sentir celos de niños jejeje

Estos son los cambios que ha experimentado Ozzy a día de hoy en su transformación en un perro Senior, estoy segura que habrá más cambios y que debo estar preparada para cuidarle la salud más de lo que estoy acostumbrada. Les invito a que compartan su experiencia personal y así ampliamos la información.
Y por último, recordemos que la vida de nuestros perros es tan corta, que debemos aprovechar el tiempo al máximo. 🙂

Publicado por

anamilerc

Mujer que no tiene ni la más remota idea de webs y decidió realizar este proyecto para aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *