Alimentos prohibidos para nuestro perro

Supongo que esta frase se les hace muy familiar »Yo le he dado a mi perro y no ha pasado nada». Existen muchos alimentos que no debemos dar a nuestros perros, pero hay otros que son prohibidos, ya que perjudican gravemente la salud de nuestro gran amigo y en ocasiones pueden causar la muerte. Una buena respuesta a esta frase sería: »Con la salud de mi perro no juego». Nuestro amigo no puede decidir por su alimentación, pero nosotros si tenemos la capacidad de hacerlo y por ello somos responsables de su salud.

Entre los alimentos prohibidos podemos encontrar:

El chocolate

Ya que posee teobromina, uno de los componentes del cacao, éste puede llegar a ser muy tóxico. Dicha sustancia actúa sobre el sistema nervioso central y el cardiovascular, una dosis de 100 gramos suministrada a un perro de 10 a 15 kilos puede resultar fatal.

La cebolla

Contiene disulfidos que atacan a los glóbulos rojos. perjudica gravemente la salud de nuestra mascota, pudiéndole causar anemia, problemas respiratorios y debilidad. La cebolla es un ingrediente muy popular en nuestras comidas por tanto tendremos especial cuidado en no alimentar a nuestro perro con sobras.

Los productos lácteos

La lactosa, el azúcar de la leche, no es asimilada por el perro si se proporciona en grandes cantidades, ya que su organismo no posee la enzima encargada de digerirla. Puede causarle vómitos y diarreas, que tendrán que ser atendidas inmediatamente.

Los huesos

Pueden quedarse atravesados con facilidad en el aparato digestivo del perro y provocar problemas gastrointestinales que suelen necesitar cirugía. El perro siempre se asocia a un hueso, pero éstos no son precisamente los que consumimos.

El alcohol

Si el alcohol es perjudicial para nosotros, como no va serlo para un perro. Suministrarle así sea mínimas cantidades de vino o cerveza puede provocarle múltiples daños.

Desde siempre es sabido: «mejor prevenir que lamentar», proporcionando los alimentos adecuados a nuestro amigo podemos evitar numerosas visitas al veterinario y como no decirlo el sufrimiento que le provocaremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post