Peluquera canina

Consejos para elegir peluquero canino

Peluquera canina
Foto
Todos los propietarios de perros estarán de acuerdo conmigo en que es necesario contar con un peluquero canino de confianza, ese profesional que va a tener a nuestro amigo durante un par de horas y que hará de ese momento agradable o desagradable, todo depende de éste.

Tenemos que recordar que nuestro amigo no podrá decirnos con palabras como ha ido la sesión. Así que depende totalmente de nosotros la elección de una persona que antes de ser peluquera/o canino, le gusten las mascotas (Aunque parezca difícil de creer, hay personas que solo se dedican a ello por descarte) y por tanto que sea capaz de tratar a nuestro amigo con respeto.

En los 7 años de vida de Ozzy ha tenido varios peluqueros, muchos de ellos grandes profesionales con numerosos títulos, etc. Aunque son pocos los que merecen que hoy les recordemos. De la mala experiencia con éstos he decidido realizar estos consejos:

Primer contacto con el perro: ¿Te ha preguntado su nombre? Si la respuesta es No, desconfía y mucho, cómo crees que le va a tratar si ni siquiera se mostró interesado por su nombre.

Mala memoria: Si ya le hemos llevado más de una vez y aún no se sabe el nombre, no hay que decir más, es poco profesional. Nadie tiene tanta memoria para quedarse con los nombres de todos los perros que pasan por la peluquería. Pero si que existen las bases de datos con las respectivas fichas.

Silencio ante las heridas: Muchas veces nuestro perro resulta herido, es normal, no siempre es culpa del peluquero. Pero al entregarlo ¿Lo ha comunicado?. No le dio importancia, pero si resulta que tiene un problema en la piel y la herida va a peor… Muchísima desconfianza ante un suceso de este tipo.

Exagerado miedo del perro: Es muy habitual ver perros con miedo a su peluquero, sobre todo por lo de las glándulas anales. Aunque no hay nadie que conozca más a tu perro que tú, así que si tiembla y se niega rotundamente entrar, sencillamente él no confía en esa persona.

Poco interés en el perro: ¿Tiene problemas en la piel? ¿Le disgusta que le toquen alguna parte de su cuerpo? ¿Algo a tener en cuenta? Si no te hizo estás preguntas es porque cree que todos los perros son iguales, por tanto, no es profesional.

Contacto: ¿Cómo es el saludo con el perro? Si es cortante, no le saluda correctamente. El contacto físico es imprescindible para entrar en confianza.

Por último, hay que valorar el trabajo bien hecho, cuando se acude por primera vez hay que observar mucho, que no se escape detalle. Recordemos que queremos lo mejor para nuestra mascota y lo principal es que estamos pagando por un servicio.

¡Si mueve la cola, esta contento y confía!