Alquilar, “No se aceptan animales”

Cuántas veces no hemos recibido esta negativa a la hora de alquilar un piso. En mi caso han sido incontables, nunca me he arrepentido de tener mis pequeños amigos, pero no ha sido fácil para mi el tener que alquilar un piso (Apartamento, casa) ya que eran más los que siempre me decían que no me aceptaban mis ninos.

Supongo que a muchos de los que están leyendo este post les suena, ya que es fácil saber el porque de la negativa, pero si alguno no lo sabe es por la sencilla razón de que el arrendador ha tenido malas experiencias con antiguos inquilinos que le dejaron el piso destrozado o con gran cantidad de pelo. No les crítico, ya que es una situación complicada en la que lo más sencillo es la prohibición. Hay algunos que no los aceptan porque simplemente no les gusta los “animales”.

Bien, hace poco más de tres meses conocí a una chica que se encontraba en mi misma situación, sólo que en el caso de ella, vivía en una casa en la cual le permitían sus mascotas y de la noche a la mañana vendieron la vivienda y ella tuvo que desalojar de manera rápida la casa. La gravedad del caso es que esta chica estuvo tres meses buscando casa en la cual permitiesen mascotas. Es entonces cuando te paras a pensar ¿Existe otra opción que no sea la de prohibir?.

En la actualidad vivo en un piso que en cuyo contrato de alquiler dice “Queda terminantemente prohibido la tenencia de animales”, pero aún así los tengo viviendo conmigo. ¿Por qué mentir? para mi fue la única opción. Con esto lo que quiero decir es que por mucho que nos prohíban tendremos que sobrepasar las reglas ya que no nos dejan otro camino.

Para aquellos que se encuentran en mi misma situación, decirles que se miente pero con “responsabilidad”, es decir, vale que hayamos mentido para entrar en la vivienda, pero que quede claro, que tenemos que buscar todas las soluciones posibles para cuidar la casa, sobre todo el mobiliario (Lo que más atacan los mininos).
Lo que hice yo, es que compré forros de sillón, también se puede colocar unas pequeñas almohadillas en las esquinas para proteger esta zona tan apetecible por éstos, y por supuesto que no falte rascadores.

En conclusión si eres un arrendador decirte que intenta ser más flexible si se presenta un caso como este, y si eres un arrendatario por favor, cuida de aquella casa como si fuera la tuya, esta bien que tengamos mascotas pero hay que educarlas para que futuros inquilinos no tengan ningún problema a la hora de buscar vivienda. Si no estas en alguno de estos dos grupos, déjanos tu comentario para saber tu opinión. Recordemos que ¡casi todo tiene solución!.

Foto: FrankFarm

Publicado por

anamilerc

Mujer que no tiene ni la más remota idea de webs y decidió realizar este proyecto para aprender.